domingo, 20 de diciembre de 2015

SER O NO SE AUTÉNTICO

Llevo unos días pensando en lo que voy a hablar con ustedes, y la verdad es que me cuesta concentrarme con tanto “ruido político”. Y es que tantos debates y tanto darnos a entender  la autenticidad de lo que dicen, de lo que son o de lo que harán me ha hecho  pensar en alto sobre si alguna vez has conocido a alguien que ser convierta en una persona diferente dependiendo de su entorno. Pensando en alto me pregunto ¿Qué significa que alguien sea auténtico?¿Y cuántas personas conoce usted realmente encaja en esa descripción?¿Siente que usted es auténtica?

Así que hoy hablaremos de autenticidad, de ser auténtico. Lo primero que nos preguntamos es que es la autenticidad. El diccionario lo describe como ser genuino y original. También podría significar ser fiel y digno de confianza.  Es un término que está relacionado con ser fiel a nuestra personalidad a pesar de las presiones externas.

Y siendo sinceros, creo que todos hemos tenido momentos de falta de autenticidad. Puede ser difícil mantener la autenticidad en situaciones incómodas o poco conocidos. Es posible que se preocupe de que su ser "real" no es lo suficientemente bueno o apropiado para la situación en cuestión, y el miedo al rechazo. Así que en lugar de aparecer como a ti mismo, usted se presenta como la persona que usted piensa que los demás le va a gustar.

Mientras que la adaptación a su entorno es sin duda beneficiosa en algunas situaciones, cambiar su personalidad por completo es problemática. En pocas palabras, la gente puede decir si usted no está siendo auténtico, y eso es ser falso, insincero, pretencioso, falso son sólo unas pocas palabras que utilizamos para describir a las personas no auténticos.  En el 2002, los pioneros de la investigación de la autenticidad Michael Kernis y Brian Goldman comenzaron a estudiar las diferencias individuales de las personalidades más sinceras, y definieron la autenticidad como “el funcionamiento sin trabas del uno mismo verdadero todos los días.” Con el fin de evaluar si una persona es guiada por su genuino sentido de sí misma, uno tiene que mirar más allá de los perfiles creados y dentro de la colección de pensamientos, interacciones y comportamientos que llenan cada día. Y aunque la ciencia aún tiene que representar un único camino a la sinceridad, hay algunos rasgos comunes entre las personas que son genuinas y auténticas.

Aquí hay seis signos de que vives la vida de acuerdo a tu verdadero yo.


Tener alta autoestima. La gente genuina, por definición, tiene un buen sentido de la autoestima.  El psicólogo clínico Guy Winch, Ph.D., dice: “Demasiado no es bueno, porque ese es el rango del narcisismo. Demasiado poco no es bueno. Así que las personas genuinas son aquellas que tienen una sólida autoestima. Y las personas que tienen una sólida autoestima se ponen mucho menos a la defensiva frente a las cosas que lo general. Pueden sentirse auténticos, pueden ser auténticos, porque están mucho menos preocupados por las consecuencias de exponer quiénes son, porque se sienten bien acerca de quiénes son”. 

Aceptar la vulnerabilidad La ciencia admite que el hecho de abrirse uno mismo a los temores y fracasos en un intento de aprender y crecer a partir de ellos, en lugar de encerrarlos por completo. Y se necesita a una persona auténtica, con una sólida base de autoestima para poder llevar a cabo esto último.

 “Cuanto más fuerte sea tu autoestima, más capaz eres de admitir que estás fallando, de recibir críticas, de ser capaz de recibir retroalimentación negativa sin desmoronarte,” Winch dice acerca de la importancia de mantener esa flexibilidad. “Realmente puedes tomar la crítica, la retroalimentación negativa, algo que no es bueno acerca ti, algo que no te gusta de ti mismo, y de verdad que no te devaste. Es algo que puedes admitir, en lo que puedes esperar trabajar o simplemente aceptar, pero que no afecta a toda la manera de pensar en ti mismo.”


Compartes tus verdaderos pensamientos, creencias y opiniones con el mundo. La gente auténtica no sólo se toma el tiempo para reflexionar sobre su perspectiva de la vida y las experiencias que la llevaron allí, sino que fácilmente comparten este “verdadero yo” con los demás a su alrededor “La autenticidad está consistentemente asociada con actuar de forma muy extrovertida, incluso para aquellos que se caracterizan a sí mismos como introvertidos”, dijo Fleeson en un comunicado.
 “Ser flexible con lo que eres está bien. No es negar o faltarle el respeto a lo que eres. Las personas son a menudo demasiado rígidas sobre cómo son y se quedan con lo cómodo y lo familiar. Adaptarse a una situación puede hacer que seas más fiel a ti mismo en algunas circunstancias”.  Su investigación también reveló que ser genuino va constantemente de la mano con ser emocionalmente estable e intelectual.

 Abiertamente das y recibes elogios.  La gratitud fluye claramente en dos direcciones: a veces das, y a veces recibes. Cuando se trata de esto último, Winch explica en su libro Emotional First Aid que las personas con baja autoestima a veces pueden luchan con aceptar cumplidos. Eso es porque creen que esos elogios vienen unidos a altas expectativas de los demás, lo que se traduce en una sensación de estrés. Los que son auténticos y mantienen un sólido sentido de autoestima, por otro lado, no ven los cumplidos con condiciones asociadas.

“Tienes que ser capaz de ver un cumplido tan sólo como un cumplido, y se necesita un cierto nivel de autenticidad para recibir eso”, explica Winch. “Se trata de ser capaz de recibir y también de dar de vuelta de una forma sin filtro.” Cuando se trata de expresar gratitud a los demás, la gente autentica sigue un camino similar de no pensar demasiado ello.


Realmente escuchas – y prefieres las conversaciones profundas. A las personas genuinas les resulta más fácil dejar de lado las distracciones y concentrarse intensamente en una conversación, simplemente porque están verdaderamente interesadas en lo que la otra persona tiene que decir. Ellos no están comprobando constantemente su teléfono para ver mensajes de texto o dejando que su mente vague pensando en la lista de tareas del día. Todo lo demás queda en el lado. Cuando somos gente auténtica y nuestra autoestima es fuerte, simplemente estamos mucho menos agobiados por nuestras agendas, y de verdad podemos tener una conversación de una manera mucho más pura”, añade Winch.
“Cuando la gente es auténtica, hay una cierta pureza en sus interacciones y conversaciones, y las conversaciones tienden a ser más interesante en términos de su contenido. Puedes llegar más lejos, puedes explorar más, y puedes descubrir más, porque es un una conversación mucho más rica”.
Te impulsa una voz interior en vez de tu entorno. Uno de los componentes claves de la autenticidad es simplemente (o no tan simplemente) saber quién eres y estar a gusto contigo mismo. Requiere tomarte el tiempo para desarrollar ideas informadas acerca de las cosas que te importan, y no adoptarlas ciegamente de otros a tu alrededor. Es con esta base que eres capaz de vivir esos valores – estar de pie detrás de ellos, representarlos y sentirte fuerte con ellos.

“Cuando has pensado en lo que piensas, lo que sientes, lo que es importante para ti y por qué es importante para ti, eso determina una cierta sensación de propósito y dirección”, dice Winch. “Todos tenemos estas directrices operativas – simplemente no las articulamos necesariamente a nosotros mismos. Pero si miramos hacia atrás nuestra conducta y examinamos lo que hacemos, por qué lo hacemos, lo que pensamos, por qué lo pensamos, podemos descubrir los principios que nos están conduciendo”. Las personas que realmente han buscado en su interior para entender por qué piensan y actúan de la manera en que lo hacen, son más claras acerca de los principios – y propósitos – que conducen sus vidas, Winch añade. “Les hace ser proactivas en lugar de reactivas.”

Tenemos la necesidad de encajar en un grupo, es parte de nuestra habilidad de adaptación y nuestra evolución. Sin embargo, podemos caer en el error de perdernos a nosotras mismas en nuestro afán de pertenecer. Nos autoengañamos y adoptamos la imagen de quien se supone que debemos ser, no nos detenemos a reflexionar, actuamos conforme a ese ideal creado en nuestra mente.

Pensando en alto el ser auténticos  no se trata sólo de preguntarte quién eres o cuál es el sentido de tu vida. Es, y por eso resulta difícil, aceptar tus fallas, las cosas que te incomodan, todos los aspectos problemáticos de tu vida, pues es precisamente a través de ellos que puedes comprender a tu verdadero yo. Tal vez no sea sencillo, pero atreverte a ser tú misma, te puede librar de una gran carga, un gran reto para el próximo año 2016.


Tengan buena navidad , sean auténticos y felices.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu partición.
En breve tendrás contestación