jueves, 26 de febrero de 2015

MANEJOS DE CRÍTICAS I: ACERCAMIENTO Y TIPOS

¿Alguna vez ha dado un consejo o unas sugerencias que posteriormente fueron ignorados? ¿Alguna vez ha hecho una crítica con tu mejor intención y ha sido mal encajada? ¿Alguna vez ha querido dar una crítica constructiva sobre algo, pero al final te abstuviste porque no sabía cómo hacerla? Y es que el manejo de las críticas resulta bastante complicado pues aunque pongamos todo de nuestra parte encargarlas resulta muy difícil.

Pensando en alto creo que en lugar de plantearnos si esas críticas tienen razón o tomar de la crítica sólo aquello que pueda ayudarnos a mejorar, nos hundimos por lo que nos han dicho, sin cuestionar ni por  un segundo si  es cierto , por lo que nos dejamos invadir por pensamientos negativos (“No valgo para nada, “La culpa es mía”…)

Estas opinión o juicios que hacen de nosotros, afecta directamente a nuestra autoestima  ( la aprobación de los demás) y por ello las críticas nos resultan dolorosas y despiertan el miedo a ser rechazados que se interioriza desde que somos niños desarrollando esta “realidad y /o creencias” en función de la interacción con nuestros progenitores, la familia, los amigos, la sociedad y el medio ambiente. El punto clave y de mayor influencia es en el ámbito familiar. Si recibimos críticas todo el tiempo y desde pequeños, guardamos esas voces en nuestro interior y se convierten en la voz del juez o el crítico en nosotros cuando crecemos. En la medida que nuestra autoestima es más baja  tienden a  haber una mayor malinterpretar las críticas, a percibir como crítica cualquier simple comentario, encajar amargamente cualquier reproche, les cuesta hacer frente a cualquier sugerencia... y, por consiguiente, responden de forma inadecuada. Así que unas veces responden devolviendo la crítica y descalificando al que la imparte, y otras se limitan a aceptarla con resignación y sentimientos de culpabilidad y tristeza.


Las personas que critican no es más que un reflejo de su propio yo. Es decir utilizan  un mecanismo de defensa que denomina “proyección”.  Consiste en un ejercicio inconsciente, a través del cual una persona les adjudica a otros sus propias virtudes, defectos y necesidades. Es como si tú te vieras al espejo y pensaras que quien se refleja ahí es otro. La proyección consiste en que tienen una opinión negativa de sí mismos. Y cualquier asomo de sus propios rasgos en otros, desata la crítica inmediatamente. En el fondo, quieren probar que los demás son tan malos como ellos mismos. Que nadie es mejor. Ver los defectos, las fallas o las equivocaciones de los demás con lente de aumento, les genera una gratificación; es una manera de eludir sus propios defectos, fallas y equivocaciones, escudándose en el prejuicio de que los demás son iguales o peores.






imagen extraída decuentosycuentinimos.blogspot.com.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu partición.
En breve tendrás contestación